Después del normal proceso burocrático para conseguir una cita con especialista en el Seguro Social de mi país, y largas colas de espera, finalmente estaba frente al médico internista para refrendar una incapacidad porque en Guatemala mi neurólogo lo consideró necesario por los medicamentos que me indicó, los efectos secundarios de los mismos son difíciles de llevar en el día a día.

Pero el médico del IHSS solo se me quedó viendo, con aquella genial prepotencia que suele invadirles a algunos médicos de hospital público y me dice: “pero yo la veo bien, solo está tomando 50 mg diarios de topiramato”. Y me lo dijo con ojos de aquí algo es grave solo si usted está moribunda y a punto de pedir su último deseo.

Pero, para bien o para mal, yo nunca puedo quedarme callada, le pregunté si acaso él es Superman. La pregunta se la hice porque solo con verme me dijo eso, sin examinarme, sin preguntarme exactamente por mis síntomas. Quien padece de dolores de cabeza por migrañas y de esas que se manifiestan con nauseas, vista borrosa, entre otros síntomas, entonces comprende de qué hablo. Al parecer el súper médico, tiene poderes especiales en sus ojos, y al verme valía más que haber gastado en una resonancia magnética cerebral. Solo entonces le dio un poco de pena y por fin, el doctor tocó mi pulso (entonces me dio risa). Él, lamentó tener que ponerse a trabajar, de hecho se le notó su mal humor al examinarme (finalmente me tocó).

Como era de justicia y no por ruegos, me concedió los 15 días de incapacidad. Por cierto, fue hasta entonces que le dio por abrir y leer los criterios médicos y resultados de los análisis que previamente me hice con especialista en Guatemala. Ahora que lo recuerdo, Superman tiene el poder de dar besos que generan amnesia. Calma, que tal vez el doctor hizo su trabajo, me besó y por eso olvidé el inicio de la consulta.

Fotografía de El Vocero de Occidente Previous post De la serie: termómetro de país
Next post México: verdaderos ciudadanos, verdaderos habitantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *