Retomaré un tema que antes he tratado en diferentes pequeños artículos propios publicados en diferentes medios. Y es que el otro día, revisando una de mis redes sociales, he visto el anuncio en donde un banco extranjero que tiene oficinas en Honduras anuncia con bombos y platillos lo siguiente: “¿Este año se propuso aprovechar su tiempo libre? ¡Nos culturizamos!”

Este banco nos ofrece vivir experiencias para disfrutar del arte, la cultura, gastronomía, moda y mucho más sin salir de casa, debido a la pandemia es una forma segura de disfrutar en línea. Aplaudo la iniciativa del banco por utilizar expresiones de las artes y las culturas como un elemento que “enmienda” o “repara” el sufrimiento humano que vivimos por múltiples razones: la pandemia en sí misma, razones vinculadas a problemáticas de índole social, política o económica, entre otras. Eso me parece maravilloso, crear nuevas experiencias en línea e innovar los canales de distribución del arte y las culturas porque esto hace posible el derecho fundamental que tenemos precisamente como seres humanos.    

Lo que me genera ruido es el eslogan utilizado: ¡Nos culturizamos! Y sobre este punto quiero ampliar un poco más. Históricamente hemos utilizado tres conceptos peyorativos acerca del concepto de “cultura.” Sin embargo, mi intención no es intentar dar una definición que todos la podamos utilizar. A la cultura como concepto se le debe dejar ser y estar en constante evolución, porque su naturaleza es así, la de relacionarse con otros significados y experiencias. Pretender buscar un significado compartido por todos sería, en buena parte, poco útil o delimitador en la aplicación correcta de las culturas.   

Me interesa, más bien, comentar lo que no es, porque visto desde esos puntos de vista son limitantes y erróneos. El primer concepto usado comúnmente es el de cultura asociado al grado de instrucción académica que pueda tener una persona. Una persona culta es aquella que ha estudiado y tiene conocimientos sobre diferentes ciencias y saberes, una persona con un amplio bagaje cultural solemos decir. Y, por el contrario, un inculto es aquel pobre ignorante que vive en áreas rurales o zonas periféricas de las grandes ciudades. Es un concepto que heredamos de la época de la Ilustración, S. XIX, la cultura está ligada al refinamiento con un sentido de formación o educación. Lo más probable que lo que queremos expresar es que una persona no tiene la suficiente educación como para saber que la basura se tira en su lugar, que una persona no tiene la formación suficiente para hacer un buen uso de los recursos: ahorrar dinero, agua, energía eléctrica, entre otras cosas.  

El segundo concepto es muy ligado al anterior, la cultura son únicamente aquellas expresiones de las artes de la alta cultura: la ópera, la música clásica, el ballet, la literatura universal. Es culto aquel que disfruta de este tipo de expresiones.

Finalmente, el que considera que cultura son las expresiones populares: el folclore, la gastronomía, las expresiones populares.  Tanto las expresiones de la alta cultura como las populares forman parte de un concepto integral de cultura pero no lo único.

La causa por la que a algunos hondureños les falte instrucción no es un tema de la cultura, es un tema de oportunidades, de acceso a la educación, entre otras razones. Si partimos del concepto integral de UNESCO que surgió a partir de MONDIACULT, todo individuo, hasta aquel campesino que vive en las montañas o incluso el más rico y de poca formación académica pero aun así vulgar, posee una cultura: sí, porque cultura es todo lo que se aprende socialmente y es compartido por los miembros de una sociedad, lo demás es mala educación o falta de instrucción formal.

Por eso, ahora también comprenderán que decir “una noche cultural” o “una tarde cultural” no tiene sentido. Todos los días con sus tardes y sus noches, así como cualquier actividad cotidiana que hacemos, son parte de nuestra cultura o son culturales. La manera como cada uno vive, actúa, hace, come, es expresión de nuestra cultura. Lo que hago como hondureña me distingue del resto de ciudadanos de otros países. Y en este punto, la cultura está ligada también al concepto de identidad y construir la identidad de los ciudadanos sí es un tema que pasa por la cultura.

Me parece genial que el banco que promueve actividades culturales en línea nos invite a disfrutar de las expresiones de las artes y las culturas, pero de eso a que nos esté diciendo ellos nos van “culturizar” es una afirmación terrible.  El que nos inviten a consumir expresiones de arte y cultura es una apuesta loable de parte de quienes manejan este programa en ese banco, porque significa que están haciendo una apuesta porque vivamos experiencias únicas en nuestro país. Lo que es verdad, es que una persona que habitualmente consume arte será un ser humano con más conciencia de su ser en nuestro país, arraigará más su sentido de pertenencia a su comunidad. Las expresiones de las artes y las culturas propician conciencia, crean ciudadanía, tejen redes sociales como formas indispensables de atender problemáticas en general. Cuando hacemos accesibles las expresiones de las artes a todas las personas damos acceso a un derecho fundamental como seres humanos.

Como podemos ver, el concepto de cultura es mucho más trascendental que el uso cotidiano que le damos: “la cultura es lo que da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo, es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones y crea otras que lo trascienden.” (MONDIACULT)

La cultura es un saber que requiere excepción, porque la distingue el hecho de que acoge al alma, al espíritu y completa lo que no tiene sentido. Es lo sagrado, como lo dice el artista español Antonio López.

Previous post Centro Cultural Casa Galeano y Jardín Botánico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.