Mitos sobre vinos, parte 1

Mi promesa de marca como empresa “Carmen Cruz Vinos” es: “No solo te vendemos vinos, te asesoramos para saber elegirlos”. Suelo ofrecer pláticas para que las personas tengan criterios para elegir un buen vino, que conozcan sobre la clasificación de los mismos y cuál es el más adecuado de acuerdo para lo que se necesita, así como también servirlo correctamente y con qué comidas combinarlos. A raíz de esta experiencia con diferentes grupos de personas, me he dado cuenta que existen muchos mitos acerca de los vinos y la manera cómo disfrutarlos.

Para disfrutar de un vino no tienes que ser un experto pero sí puedes tener conocimientos básicos para saber tomarlos y por lo tanto destacar todo el potencial de cada uno de ellos. Si no los tomamos de la formas apropiadas, seguramente no estaremos perdiendo de mucho al punto que hay personas que digan que este o aquel vino no es bueno, cuando tal vez es solamente un poco de educación de paladar la que nos hace falta para encontrar todo lo que un vino nos ofrece.

He notado que algunas personas me dicen a veces, incuso con cierta pena, no saber nada sobre vinos. No se preocupen, es normal porque en realidad es una bebida que se ha venido popularizando pero que no pertenece a nuestra cultura mesoamericana. Por eso, hablo hoy un poco sobre este tema con el fin únicamente de aportar algunos conocimientos que espero los tengan en cuenta a la hora de que pruebe su siguiente vino y de esta manera los disfrute al máximo.

Mencionaré una serie de mitos que existen en torno a los vinos y la manera de disfrutarlos, enumerándolos pero no por orden de importancia.

1. Los vinos tintos se toman a temperatura ambiente.
Si la temperatura ambiente supera los 18°c es necesario refrigerarlos un poco. Recordemos que los vinos tintos la temperatura óptima de consumo es de entre 16°c y 18°c en su mayoría. Por lo tanto, qué pasa si la temperatura ambiente supera ese rango, lo más probable es que tomaremos un caldo de vino y lo más importante es que a la hora de la degustación nos perderemos de toda la información sensorial al paladar y a la nariz. En su temperatura óptima encontraremos aromas y sabores en su máxima expresión.

2. Todos los vinos tintos deben descorcharse con anticipación para que respiren o se oxigenen.
Los vinos ofrecen mucha información importante en sus etiquetas. Ahí encontremos mucho de lo que necesitamos saber sobre un vino a la hora de elegirlo. Cuando un vino es cosecha joven no es necesario dejarlo para oxigenación. Esto solo es necesario si un vino expresamente lo menciona en la nota de cata, o si trata de un vino crianza, reserva o gran reserva. En tal caso, idealmente lo mejor es decantarlo y dejarlo reposar al menos unos 20 minutos antes de consumirlo.

3. Todos los vinos deben permanecer en posición horizontal para su correcta conservación.
Los vinos crianza, reserva y gran reserva efectivamente necesitan de un trato de conservación diferente a los de un vino joven. Hoy en día, muchos de los vinos jóvenes ya no traen corcho por lo tanto, en nada aporta el hecho de tenerlos en horizontal. Solamente los vinos crianza, reserva y gran reserva y con corcho se aconseja tenerlos en posición horizontal para que el vino esté en contacto con el corcho. Los vinos espumantes no es necesario tenerlos en posición horizontal para su conservación.

4. Los vinos mejoran con el tiempo.
Si se trata de un vino crianza, reserva o gran reserva sí, de lo contrario, si usted guarda muchos años un vino joven y lo abre para consumo después de varios años de su cosecha, lo más probable es que se encuentre con una mala experiencia al paladar, muy cercano al vinagre. No todos los vinos han sido hechos para que perduren el paso del tiempo en buen estado de conservación.

5. Los vinos producen dolores de cabeza.
No. Los vinos no producen dolores de cabeza. Existen personas que están propensas a migrañas, por ejemplo, presión arterial alta, por mencionar algunos problemas de salud y que por lo tanto no se aconseja el consumo de vino. También existen personas que son alérgicas a los sulfitos y por lo tanto el dióxido de azufre presente en los vinos es el elemento que desencadena dolores de cabeza o incluso otros síntomas. En tal caso, aconsejo tomar precauciones al respecto y no consumirlos.

6. Botella abierta, botella bebida.
Sí. Para disfrutar de un buen vino fresco y con todas sus características no se recomienda guardarlo después de abierto por más de 24 horas, porque sus sabores y personalidad se perderán transcurrido ese tiempo y estaremos tomando vino con sabores no propios del mismo.

7. Vino tinto con carnes rojas y vino blanco con carnes blancas.
No necesariamente. Esta es la recomendación muy básica de maridaje pero existen vinos tintos ideales para carnes blancas y pastas, por ejemplo, así como hay vinos blancos ideales para carnes rojas y quesos maduros.

8. Los vinos aportan beneficios para la salud.
Los vinos contienen resveratrol, entre otros tantos elementos que son antioxidantes. Sin embargo, existen pocos estudios serios que avalen este tipo de cosas: que contienen propiedades antiflamatorias, que ayudan a adelgazar, que reducen las arrugas, entre otros mitos. Personalmente aconsejo disfrutar de un vino porque nos gusta y siempre con moderación, de la seguridad de estas afirmaciones realmente no está del todo comprobado.

9. Los vinos más caros son los mejores.
No. Hay buenos vinos a bajo costo. Sin embargo, si la persona no tiene un paladar muy educado, aunque se compre un vino muy caro de gran calidad, seguramente no lo disfrutará y dirá que aquel no es buen vino. Es importante conocer del mundo de los vinos para ir encontrando aquello con lo que nos sintamos más a gusto.

10. Los espumantes son solo para postres.
No. Un espumante, cava, prosecco, champagna (el nombre lo toman de acuerdo al proceso de realización y del país de origen pero todos entran en la categoría de espumantes) puede ser tanto el aperitivo perfecto así como también el acompañante ideal para un buen postre. Por ejemplo, un pastel de chocolate con un espumante francés es exquisitamente recomendable pero también es aconsejable para acompañar aperitivos con mariscos.

11. El vino rosa es más suave.
Todos los vinos tienen entre 10 y 14 grados de alcohol. La mayoría de los vinos entran en la categoría de los vinos tranquilos cuando están en esos rangos de alcohol, más de esto son los vinos generosos pero que se acercan más a licores fuertes porque poseen hasta 40 grados de alcohol, casi igual a un whisky o un vodka. Un vino generoso es el brandy o coñac, por ejemplo. Así que en cuanto a alcohol no es que sean más suaves lo vinos rosa, habría que ver sus características en boca para definir si aquel es un vino menos astringente y por lo tanto menos complejo al paladar.

12. No es un buen vino porque no tiene tapón de corcho.
Los árboles de corcho están desapareciendo del mundo y la mayoría de los países productores han optado por el uso de tapones, “corchos”, plásticos. Y aquellos países que apuestan por una sostenibilidad medio ambiental simplemente ya no usan corchos de ningún tipo, ni reales, ni de plástico y por eso el uso de taparosca es cada vez más común porque suelen ser de aluminio reciclable. La calidad del vino no se mide porque se use o no un corcho para sellarlo. La calidad viene dada desde su origen: cosecha, procesos de fermentación, entre otros elementos que aportan características únicas y calidad a cada vino. Así que con confianza, elija un vino con taparosca, que seguro encontrará buenos vinos con sellos de este tipo.

Espero sea de utilidad esta información y regreso pronto con la parte 2 de este artículo para despejar dudas sobre el tema de vinos.

¡Salud!

Carmen Cruz

Es originaria de la ciudad de Santa Rosa de Copán, Honduras.
Máster en Gestión de Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid. Licenciada en Letras y Filosofía por la Universidad Rafael Landívar de Guatemala.
Actualmente radicada en la ciudad de Santa Rosa de Copán en donde trabaja como gestora cultural independiente y en un proyecto de emprendimiento propio.
Fue Subdirectora de Cultura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Ha sido Directora Ejecutiva de la Fundación para el Museo del Hombre Hondureño. Presidente del Comité de Centros Culturales de Tegucigalpa. Jefe de la Unidad de Negocios Editoriales, Hemeroteca y Editora de Turismo e Identidad Nacional para el Grupo OPSA, La Prensa, en San Pedro Sula. Técnico académico administrativo de la Dirección de Posgrados de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. Ha sido profesora titular de la Universidad Rafael Landívar y Universidad del Istmo en las clases de: Introducción a la Literatura; Lenguaje y comunicación; Antropología filosófica y Apreciación de cine.
Perteneció al Comité Internacional de Investigación y Crítica Literaria de Editorial Promesa de Costa Rica, la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad de la Sabana de Bogotá, Colombia.
Ha dado conferencias y tiene publicaciones en países como México, Chile, Costa Rica, Colombia e Italia.

Ver todas las publicaciones
« »

© 2019 Cuaderno de todo. Tema de Anders Norén.