Permíteme adorarte, permíteme amarte. Ven, vamos de la mano por las calles. Prometo hacer de las cosas cotidianas una perfecta fiesta. Solo quiero amarte y adorarte no por siempre, no. Quiero hacer, dar y ser lo mejor para ti por el tiempo que la vida nos regale juntos.
Amor mío, quiero verte, estas ganas de recibir tus detalles, estas estrellas de la noche que salpimientan el cielo y yo que te pienso en ellas. Quiero adorarte y hacer de los domingos días de sol y de luna. Lunas tan grandes como mandarinas colgadas del cielo en la noche. Ven y descubre las auroras de mi cuello.

Previous post Labios carmesí
Next post Cómo despistar una tristeza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.