La proyección que la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) tiene en temas culturales sobrepasa las actividades que en otros años se realizaban; aún así, el 2015 será el año de la construcción y presentación de su Política Cultural.

“Este es un hecho de suma importancia que tiene impacto a nivel nacional como regional, pues seremos de las pocas universidades de América Latina que está pasando por un proceso que organiza y manifiesta su forma de concebir, actuar y desarrollar la gestión cultural universitaria”, explica Carmen Cruz, subdirectora de Cultura de la UNAH.

La creación del Centro de Arte y Cultura (CAC) fue la gran apuesta de la institución en esta materia cuando abrió sus puertas al público del Distrito Central el 15 de octubre de 2012. A poco más de dos años de su inauguración, el CAC se mantiene con los fondos que provienen de la Alma Máter y cumple con las expectativas previstas.

La puesta en marcha y consolidación de una política que defina el papel de la UNAH en la cultura nacional es posible debido al manejo transparente de las finanzas en la actual gestión de la UNAH, que en otras administraciones habría sido imposible.

La corrupción y las instituciones culturales

La Secretaría de Cultura, Artes y Deportes (SCAD) desapareció este año y fue absorbida por la Secretaría de la Presidencia, perdiendo muchas de sus facultades para definir las políticas culturales del país. Sin embargo, después de anunciar su extinción como tal, poco se ha sentido su ausencia y esto se debe, en parte, al poco impacto que tenía cuando existía.

“A nivel de gestión estatal, lamentablemente, se ha dado una mala administración de los pocos bienes que son destinados para asuntos de arte y cultura en el país y en parte, el hecho de que se reduzcan los presupuestos para estos fines y el cierre de la SCAD, podríamos afirmar que ha sido, entre otras razones, por este motivo”, indica Cruz.

De acuerdo con el análisis de la subdirectora de Cultura, esta situación contrasta con la gestión de organismos no gubernamentales y entidades privadas que trabajan en el sector. Éstos se han consolidado con transparencia, principios éticos de funcionamiento y una constante rendición de cuentas frente a la cooperación internacional o el apoyo de aportantes privados.

Por su parte, la academia es la encargada de generar un diálogo que involucre a diferentes sectores de las artes y la cultura, dentro y fuera de la universidad. “A falta de una política cultural de país, la UNAH marca la diferencia en la apuesta por una Cultura para el Desarrollo, una política de cultura es la base para el desarrollo en los procesos comunes de una gestión cultural: creación, producción, distribución y consumo cultural”, explicó la especialista.

La UNAH y la cultura

En otras publicaciones, Presencia Universitaria ha resaltado las primeras declaraciones del director de Cultura, Mario Hernán Mejía, sobre los retos de su trabajo. “La meta es que la UNAH sea un referente clave, que el visitante que venga a la ciudad y al país se encuentre con una agenda permanente, promovida desde los espacios universitarios. Para llegar a esto debemos fortalecer la casa, hacer las articulaciones necesarias”, dijo.

El mismo año que desapareció la SCAD, la UNAH se propuso una meta en materia cultural que sobrepasa la agenda de actividades artísticas, científicas, académicas y culturales, y propone la creación de la mencionada política cultural.

“El papel que cumple la UNAH actualmente es de suma importancia porque prácticamente está llenando el vacío que nos ha dejado la desaparición de la SCAD”, amplía Cruz y añade que “la UNAH está en camino de crear una agenda de gestión cultural que no se limita a realizarse en Ciudad Universitaria y, sin exagerar, quizás es la agenda más importante con repercusión a nivel nacional a través de sus múltiples proyectos y programas, algunos ya consolidados, otros en proceso de mejorar y otros por crearse”.

En este sentido, el trabajo que realiza la Dirección de Cultura y el CAC es una muestra de la importancia que la institución universitaria más grande del país le da a la cultura. Poco a poco, en esas aproximaciones que las autoridades de ambas unidades dejan entrever, la UNAH incluirá el aspecto cultural de forma transversal en todo su quehacer académico, para “que la educación que se ofrece en la UNAH sea íntegra para la construcción de ciudadanía”, detalló la funcionaria.

La formación es fundamental

La construcción de ciudadanía, con políticas públicas, propósitos definidos, una idea holística de lo que ser ciudadano significa, requiere del abordaje de la cultura como un punto de partida, un camino y un fin.

No se puede asumir que ésta simplemente sucede. Al contrario, se debe enseñar que se debe ser intencional en su construcción, en el respeto de sus particularidades y en su fomento. “En este aspecto la formación es lo fundamental”, explica Cruz, para ello la política cultural en la que trabaja la dirección contendrá los lineamientos de la UNAH.

“Los principios de respeto y otros valores también están ya plasmados en Lo Esencial de la Reforma Universitaria en este sentido, lo que nos falta es que todas las personas que formamos parte de la comunidad académica, profesores, alumnos y personal administrativo lo hagamos parte nuestra y conozcamos a profundidad los principios que rigen nuestra universidad para ponerlos en práctica en el día a día”, finalizó Cruz.

 Artículo publicado en:

https://presencia.unah.edu.hn/cultura/articulo/la-unah-esta-supliendo-a-la-extinta-secretaria-de-cultura-carmen-cruz

Carmen Cruz

Es originaria de la ciudad de Santa Rosa de Copán, Honduras.
Máster en Gestión de Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid. Licenciada en Letras y Filosofía por la Universidad Rafael Landívar de Guatemala.
Actualmente radicada en la ciudad de Santa Rosa de Copán en donde trabaja como gestora cultural independiente y en un proyecto de emprendimiento propio.
Fue Subdirectora de Cultura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Ha sido Directora Ejecutiva de la Fundación para el Museo del Hombre Hondureño. Presidente del Comité de Centros Culturales de Tegucigalpa. Jefe de la Unidad de Negocios Editoriales, Hemeroteca y Editora de Turismo e Identidad Nacional para el Grupo OPSA, La Prensa, en San Pedro Sula. Técnico académico administrativo de la Dirección de Posgrados de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. Ha sido profesora titular de la Universidad Rafael Landívar y Universidad del Istmo en las clases de: Introducción a la Literatura; Lenguaje y comunicación; Antropología filosófica y Apreciación de cine.
Perteneció al Comité Internacional de Investigación y Crítica Literaria de Editorial Promesa de Costa Rica, la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad de la Sabana de Bogotá, Colombia.
Ha dado conferencias y tiene publicaciones en países como México, Chile, Costa Rica, Colombia e Italia.

Ver todas las publicaciones